UA-30948177-1

GRUPO DE MUJERES



Durante el voluntariado del año pasado (2011), se creó el grupo de mujeres “Lutsangani 4 Life women’s Group” formado por mujeres de diferentes edades y diferentes aldeas del pueblo de Tsunza, siendo la mayoría de la zona de Nigamba, donde residen los voluntarios. 

El objetivo de este grupo era dar a estas mujeres la oportunidad de ser autosuficientes, ya que la mayoría de mujeres de las áreas rurales de países como Kenia todavía dependen del sueldo del marido, hermano o hijo, si lo tiene. De esta manera aprenderían a tener más autonomía, imaginación e iniciativa, cualidades que, debido a su educación y condición, no habían desarrollado.

A este primer grupo, se le enseñó a hacer pulseras y tobilleras de hilos de colores y se hizo una primera inversión en material (de unos 150 euros) a cargo de la asociación para que pudieran empezar el trabajo. Era tanta la energía y las ganas de trabajar de esas mujeres, que en poco tiempo habían hecho centenares de pulseras. 

Gracias al esfuerzo de voluntarios como Pablo Idoate y Anna Planas, entre otros, el sueño de estas mujeres se hizo realidad y las pulseras se pudieron vender en España, Kenia e Italia. 

En Agosto de 2012, se pudo entregar en mano a la Presidenta del grupo el importe recaudado, más de 1500 euros que deberían gestionarse ellas mismas e invertirlo en material para seguir con el negocio, y así lo hicieron; a la semana siguiente, compraron dos máquinas de coser para coser ellas mismas los uniformes escolares.  

Visto el éxito que había tenido el primer grupo, otras mujeres del pueblo empezaron a animarse y a solicitar su inclusión en el grupo. Sin embargo, en lugar de incluirlas en el antiguo grupo, decidimos crear un segundo grupo nuevo, el cual tomó por nombre “Kata na Shona raising group” que en swahili significa corta y cose. 

Este grupo está formado por 20 mujeres de diferentes edades y ellas mismas se organizaron asignando una presidenta, vicepresidenta, secretaria, vicesecretaria y tesorera. Fue tanto el interés de las mujeres de Tsunza por participar en este grupo de trabajo, que tuvieron que poner un límite de 20 miembros, ya que de no ser así, cada día se unían más.        


Las voluntarias Anna, Valentina y Aina se reunían con ellas varias veces por semana y les enseñaron a organizar y cuidar el material, dibujar patrones y coser a mano. Algunas mujeres ya sabían coser y eso facilitó que entre ellas se fueran ayudando y enseñando.

Se pensó que sería buena idea utilizar las coloridas telas que usan para vestirse y transportar bebés así que Aina invirtió parte del dinero recaudado en Barcelona para comprar las telas, hilos y agujas para que pudieran empezar a trabajar, y antes de que las últimas voluntarias marcharan de Tsunza, las mujeres ya habían cosido a mano centenares de modelos diferentes de neceser, estuches, fundas para el móvil y bolsas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.